ESPECIAL

Hay veces en las que uno se siente especial. Por dentro y por fuera. Y eso se sabe. Se nota y la gente lo nota también. Hay veces que te miran de forma diferente, con un brillo en los ojos. Y te sientes especial. 

Un día, cuando iba al colegio, vino una mujer joven a clase a darnos una charla. En su momento no supe muy bien qué quería decir. Hablaba de querernos tal y como éramos, y de que nosotros valíamos. Que cada uno de nosotros era especial. Algo así como el coaching de hoy en día, pero por aquel entonces nada de eso había tenido tanto auge como ahora. Ni mucho menos. Era un coaching más casero, más sencillo, más cercano.

Entonces, la mujer joven, que llevaba felicidad escrita en la frente y no paraba de sonreír, sacó una caja y dijo: “Aquí vais a ver a alguien muy especial. Voy a ir uno por uno y vais a ver quién es”. Y todos nos mirábamos y nos reíamos con nervios esperando nuestro turno para ver de quién se trataba. La mujer comenzó a pasar por todas las mesas y los del final estirábamos el cuello como si se nos fuera la vida en ello para ver si veíamos algo, pero nada. Entonces llegó mi turno. Me miró y me dijo: “¿Quieres ver a la persona especial?” y yo asentí. Se acercó a mi, puso la caja delante de mí y la abrió. Dentro de la caja había un espejo y la persona especial era yo. Entonces sonreí y ella me devolvió la sonrisa.

66ec83af43b7a835b32d43e20ddefc0e.jpg
Pinterest.

No os voy a engañar y os voy a decir que esa charla marcó mi vida. Quizá la haya marcado, pero en ese momento no le di la mayor importancia. Sí que la disfruté, pero en cuanto terminó, todos nos fuimos al patio de cabeza. Ahora y recordándola como si fuera ayer, sí le doy importancia y la consideré/considero importante. Lo que la mujer trataba de hacer era construir nuestra autoestima. Hacer un pilar fuerte dentro de nosotros mismos para poder partir de ahí. Para poder agarrarnos a ese día en que nos dijeron que éramos especiales cuando no te sientas como tal. Para poder reforzar ese tabique a medida que íbamos desarrollándonos como personas. Quizá una charla no fuera mucho, pero la mayoría de gente no ha podido disfrutar de ninguna. Yo al menos tuve esa y la recordaré siempre.  El problema es que a veces nos olvidamos de eso y no hay charlas que valgan. Nos obcecamos en que no valemos y en que no hay nada especial en nosotros. A veces, también te hacen sentir así.

Un día encuentras a una persona que te mira diferente y por ende, te trata de manera distinta. Alguien que te hace sentir… ¿Cómo era la palabra? Ah, sí.

Especial.

Los detalles son diferentes a los que le hace al resto de la gente. Y ahí recuerdas porque la mujer joven te dijo que una vez eras especial. Si ella lo vio -piensas- otras personas lo podrán ver también. En cambio, en ciertas ocasiones te das cuenta de que esos detalles no son nada significativos porque te encuentras con más gente que ha recibido esos mismos detalles por esas mismas personas. El problema de hoy en día es que no hacemos distinción entre nuestras personas especiales y las que no lo son tanto. Hay personas que nos llegan más y deberíamos expresarlo como tal.

Supón que tienes -por poner un ejemplo chapucero- dos viajes en mente para el verano. El de tus sueños y otro. ¿Qué harías entonces? ¿Conformarte con el segundo, o intentar por todos tus medios realizar el viaje de tus sueños? ¿Tendrías la misma ilusión por ambos?

No, no la tendrías. Ilusión tendrás por los dos, pero no la misma. Uno te hace sentir cosquillas y el otro no. Igual pasa con las personas. Hay personas que te hacen cosquillas en el estómago. Pero a veces, no sé porqué, no expresamos esa distinción. Y cuando no se expresa esa distinción, la otra persona no se siente especial. ¿Os ha pasado?

Es difícil sentirse de esa manera en estos momentos, cuando ves que los detalles que considerabas únicos, no son tan únicos. Y reflexionando sobre esto, me viene a la cabeza un principio que tuve. Fue tan solo eso, un principio. Un principio efímero, pero con detalles. Fue mejor que mi primer principio por el mero hecho de los detalles que vieron la luz. Sigo creyendo en los detalles y sigo creyendo en las personas que ven algo en ti especial. Y que como solo te ven a ti de esa forma, los detalles se dirigen hacia ti. Y hacia nadie más. Pero como ya he dicho, a veces las cosas no son tan fáciles… Porque si las cosas fueran fáciles, ¿sobre qué escribiríamos? Y cuando te das cuenta de que ya no eres especial porque los detalles se han convertido en colectivos, la desilusión se instala en ti. ¿Y sabes? Nadie debería hacerte sentir que no eres especial.

Todos tenemos un trocito dentro de nosotros que nos hace diferentes. Somos únicos a nuestra manera. Yo no sé si hay algo en mí especial o no, pero cuando escribo me siento como tal. Siempre me han dicho que tengo las ideas muy claras pese a que muchas veces haya deambulado perdido en muchas situaciones. También considero este blog especial. El otro día, me dijeron que tenían la sensación de que siempre terminaba hablando de amor, y yo respondí: “¿De qué habla un blog de cocina?”

Siéntete especial siempre. Y siente especial cada momento. Habrá desilusiones. Decepciones. Principios y finales. Dragones en torres y caminos que solo tú podrás superar. Con ayuda o sin ayuda. Que todo viene y todo se va. Que todo pasa. Pero que algo siempre permanece. Te perderás, pero estoy seguro de que hallarás la forma para reconducir tu camino. Siente todo y más. Y trata con mimo todo lo que quieras. Todo lo que consideres especial. Quiérete.

Si quieres que alguien te mire de forma especial y ver a alguien especial, ve al espejo, ponte delante de él y mírate.

Eres tú. 

bf740fd9bab7bbc37b5f89b4422cf5a1-3.jpg
Pinterest.

Para todas aquellas personas especiales que aún siguen creyendo en los detalles individuales.

Para ti.

-S.D.


Sígueme en:

https://www.instagram.com/elbauldelasvidas

 

Anuncios

2 thoughts on “ESPECIAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s