(IR)RACIONAL

Porque, ¿y si no somos capaces de superarlo? ¿Y si el miedo irracional que sentimos no es tan irracional como pensamos? ¿Y si sentimos ese miedo por algo? Como una alerta, una sirena de ambulancia o de policía… Como si algo malo nos acechara para dejarse caer en algún momento sobre nuestra espalda. Y con “algún momento” quiero decir el peor momento que sea posible. ¿Y si el miedo irracional hace que entremos en razón? ¿Y si el miedo irracional no se cura con un “arriésgate” sino con un “espera un poco, no es el momento”?

¿No dicen que la vida, a veces, sólo te esta diciendo que esperes? Y si ese miedo irracional no se cura con locura sino con asentar los pies por un momento, respirar y dejar claro nuestros objetivos. Arriésgate en la vida para poder avanzar, para ganar y perder, pero no olvides saber qué estás haciendo cuando tomes decisiones importantes porque, quizá, el miedo irracional sólo nos está recordando que somos seres racionales. Que no seamos impacientes y que todo llega… Y si no llega, vamos y lo traemos. Quizá, el miedo irracional nos prepara para aquello que aún no estamos preparados para afrontar. Es como ese sobresalto que sientes por la noche cuando dicen que tu cuerpo ha dejado de respirar, y éste hace que te despiertes de repente. Asustado y con los ojos como platos. Quizá, el miedo irracional nos ponga en sobre aviso para no arriesgarlo todo a una jugada a las cartas. Quizá, el miedo irracional nos esté salvando de perder nuestra vida apostada en una mesa de póker.

c3a2307dde4091aee49a6c54fba1bac9

Y es que las personas sensatas tendemos a pensar en la infinidad de probabilidades. El otro día me dijeron que ese era mi problema, que debía cambiar la forma de pensar. Que no debía preguntarme si iba a ir bien o no. ¿Por qué? Para mí es inevitable imaginarme cosas que pueden pasar o que no van a pasar. Dejar llevar mi mente y sumergirme en sueños y pesadillas. Quizá sea un defecto pensar demasiado y ponerme siempre más en el lado negativo que en el positivo. Pero de esta forma, el impacto será más suave si lo hay. Las personas que tendemos a pensar tanto es las posibilidades de ciertas cosas, nos solemos aislar. Es algo innato. Tendemos a aislarnos, a desaparecer por un tiempo. Tendemos a reflexionar y apartarnos del mundo por un tiempo, aunque sea breve. Al menos hasta que se vaya ese miedo que tan cogido nos tiene, que nos presiona y aprisiona. Que no nos deja ser nosotros mismos, que nos deja la mirada perdida por pensar y pensar demasiado. Y no es más que por la experiencia vivida en el pasado que creemos que vamos a repetir los mismos pasos que antaño. Que caminamos por las mismas baldosas por las que caminábamos hace unos años atrás. Que no nos dejan respirar ni vivir.

85028fd794f268268e347cc13027eaa2

Miedo.

Y es que ojalá fuera una de esas personas que pudiera decir todo aquello de “el pasado es pasado, ahora estamos en el presente” y “melenas al viento y a vivir el momento” (Mr. Wonderful) Pero de momento no soy así. Soy pensante. Ya lo decía Descartes, pienso, luego existo. Y es que si no pensamos, dejaríamos de existir. La mente es algo que se encuentra en funcionamiento las 24h del día. Se encuentra en funcionamiento hasta cuando estamos durmiendo. Nos acecha con pesadillas sobre esos miedos que sentimos en todo momento. Y es que esta semana mi cabeza se ha llenado de pesadillas y de miedos. Han vuelto. Sí, tengo miedo y no poco. Sí, tengo miedo a que pueda salir algo mal.

ab1603dbc1101b0d04e8adabe5ef2807

¿Busco la perfección? Nada más lejos que eso. Busco estar tranquilo, que alguien deshaga esos miedos poco a poco como si de arena se tratase, y mientras se deshagan, se escurran en sus manos hasta que no quede nada. Que los arranque primero del pecho al que tan agarrado tienen y los haga desaparecer.

3ff8d314d0ab7027e360c553a1d984b6

Sí, admito que tengo miedo, que la única salida que veo ahora es escribir sobre ello, quizá piense que así pueda intentar hacer que mi pánico se traslade a la pantalla de ordenador. Pero para qué engañarnos, el miedo sigue conmigo y sólo conmigo hasta que un día me despierte entre experiencias vividas y hechos cumplidos y ya hayan puesto rumbo para irse bien lejos de aquí y no volver jamás.  Y recuerda que el miedo irracional puede ser muy caprichoso, pero está ahí para darnos un toque de atención, para no dejarlo todo, para no caer en una red, y para que si caemos sea lo más fácil posible liberarse de ella. Y sí, tengo miedo, pero sigo adelante a pesar de lo duro que pueda resultar el golpe, si lo hay

5812940e4a6deedae84b74274af2ad6f

-S.D.

Anuncios

2 thoughts on “(IR)RACIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s