MENTIRAS QUE ME CONTARON

Pensaba que las oportunidades llamaban a la puerta sin avisar, que donde una puerta se cierra, otra se abre; que el amor era siempre bonito y que el primer amor nunca se olvida. Pensaba que si no te comías toda la comida del plato, el médico te tenía que pinchar con una aguja kilométrica y que si te portabas mal, el coco hacía su aparición estelar y venía a por ti para llevarte a su reino de los infiernos. Un reino del que jamás volverías. Que lo que tus amigos hicieran, no importaba y que si ellos se tiraban por un puente, tú no ibas detrás de ellos. Pensaba que sonreír era sinónimo de estar bien y que los ojos escondían las verdades y es que me contaron que un “lo siento” valía para todo y un beso curaba las penas porque los labios de la persona que besaban eran tu medicina. Que con los paraguas no te mojabas y que la vida era un baile y tres cafés. Que si comías mucho dulce, tenías que ir al dentista y que el blanco de las uñas era falta de calcio. Que el ratoncito Pérez cambiaba tus dientes por dinero y que Papá Noel bajaba por la chimenea sin quemarse. Que si dormías las horas necesarias, no tendrías sueño y que estudiar el último día no iba a servir de nada porque ese día era para repasar y descansar. Me contaban que los sueños, sueños son… Y me di cuenta de que sólo me contaban mentiras… Porque las oportunidades se persiguen y se consiguen; que si acuden a tu puerta es para saludarte de pasada e irse corriendo, y vayas en su busca como hacía el conejo del cuento de Alicia en el país de las maravillas, siempre con prisas y en paradero desconocido.

4a9093dba39b8e4071c9e070eef4b885

Que a veces, donde una puerta se cierra, otra no se abre y tienes que romper pared o huir por la ventana. Que el amor duele a rabiar y que el primer amor se olvida cuando aparece tu media naranja. Que ese amor era pasajero y la naranja te ofrece zumo todas las mañanas con un desayuno completo porque lo que importa es con quién terminas y no con quién empiezas. Porque al final llega una persona que te completa. Que tras no probar bocado, te dabas cuenta de que el médico no aparecía y que el coco no era más que humo en la oscuridad y una voz ajena, grave y falsa. Que en el fo892eeb0ca6f6b1d9656d8a8e55cd7886ndo, los actos de tus amigos sí importaban si de algo bueno se trataba y que la sonrisa puede ocultar pena porque ignoramos lo que nos interesa y destacamos aquello que nos conviene. Que los ojos no siempre esconden verdades porque hay monstruos con ojos bonitos y muy grandes. Que a veces te mojas con el paraguas y a veces decides mojarte porque la vida no es sólo un baile y tres cafés; la vida es una gran variedad de cafés y bailes; por ejemplo, un bombón y un tango. Respecto a esos besos mágicos y medicinales sin receta, estos pueden convertirse en una droga pues no servían de nada cuando el daño ya estaba hecho y cundo ya no había sentimientos de por medio porque los besos son como un buen café. Si la cafetera ofrece un mal uso, no esperes un Nespresso. Que si ibas al dentista no era por el dulce sino por los brackets de nuestra adolescencia de gafas y espinillas que tan orgullosos lucíamos y de las que nos avergonzamos en el presente. Que al final, el último día era el día en el que salvabas el examen y que los nervios te mantenían despierto hasta las tantas de la madrugada. Pero por mucho que hayamos estudiado, el misterio del blanco de la uñas aún no sabemos muy bien por qué existe y es que nos preocupamos mucho por unas cosas y dejamos de lado otras; que la vida son muchos momentos, pero hay que hacer que esos momentos cuenten y valgan. Que hay sueños que se cumplen, pero hay que buscarlos, cogerlos y atarlos para que no se puedan escapar. Porque los sueños son aire hasta que uno los hace realidad. Que si ellos vuelan, nosotros volamos con ellos y que nos dejen donde se cumplan nuestros deseos. Que hay trabajo que hacer y sueños que cumplir; y que ojalá la sonrisa siempre fuera sinónimo de alegría y un “lo siento” implicara, con ello, olvidar…

12006342_10206320962275540_7648920505569860505_n

-S.D.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s